MinMujeryEG - Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género

Menú Principal

22 de Agosto de 2017

En regimiento Maipo, de Valparaíso

Ministra Pascual se reúne con mujeres de las Fuerzas Armadas y de Orden en el marco de elaboración de Plan de Igualdad 2018-2030

En el marco de la elaboración el Plan de Igualdad entre hombres y mujeres 2018 – 2030 la Ministra Claudia Pascual e trasladó hasta el regimiento Maipo en la ciudad de Valparaíso para reunirse c_ mujeres pertenecientes a las distintas ramas de las Fuerzas Armadas, carabineros de Chile, PDI, y Gendarmería.

Durante la actividad estuvo acompañada por el gobernador de esa ciudad, Jorge Dip; la directora regional (s) del Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género, Paula Martínez; la directora regional de Prodemu, Claudia Schalck; y representantes de la División de Organizaciones Sociales.

La secretaria de Estado, explicó que el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género tiene el mandato de diseñar el Plan de igualdad, “lo hemos querido elaborar de manera participativa con la diversidad de mujeres que habitan nuestro país, por lo tanto, escuchar a las mujeres de las distintas ramas de las fuerzas Armadas, de Carabineros, la Policía de Investigaciones y Gendarmería es muy relevante, ellas han asistido a un taller participativo donde han dado cuenta de las opiniones, y los temas en los que falta por avanzar, entre otros aspectos”.

Asimismo, añadió que “el Plan de Igualdad busca conversar con las mujeres, que opinen y nos digan qué valoran de los avances y en qué quieren que sigamos avanzando y qué es lo que queremos construir hacia 2030. Todos los Estados que somos parte de las Naciones Unidas, hicimos un compromiso de aquí hacia el año 2030 y combatir las desigualdades en nuestros países”.

La ministra, aprovechó la oportunidad para destacar algunos de los avances del gobierno de la Presidenta Bachelet, un ejemplo de estos avances, que además les atañe principalmente a las integrantes de las Fuerzas Armadas, es lo que dice relación con la Resolución 1325 de la ONU, sobre mujeres, paz y seguridad.

Desde 2015, Chile cuenta con un Segundo Plan de Acción para el cumplimiento de la Resolución 1325 de Naciones Unidas, sobre Mujeres, Paz y Seguridad, en el que se realizaron esfuerzos importantes por incorporar indicadores de efectividad. Este documento posiciona a nuestro país como el décimo a nivel mundial en contar con un plan de segunda generación en esta materia.

Por otro lado, la ministra destacó el enorme avance que implica que hoy miles de jóvenes se vean beneficiados por la gratuidad en educación superior, “la educación debe dejar de ser un bien de consumo y transformarse en un bien público; las mujeres están siendo beneficiadas con esto, ya en 2016 el 54% de los estudiantes que accedieron a la gratuidad fueron mujeres, y este año de 257 mil jóvenes el 51% fueron mujeres”.

Junto con lo anterior, entre otros varios temas, destacó el avance alcanzado con la aprobación del proyecto de Ley que Despenaliza la Interrupción Voluntaria del embarazo en tres Causales, que fue declarado constitucional recientemente, por el Tribunal Constitucional, “no son materias fáciles, son circunstancias complejas y dolorosas para las mujeres y sus familias; como es la inviabilidad fetal letal, el riesgo de vida de la mujer, y el embarazo producto de una violación; en estos tres casos habrá acompañamiento, y habrán prestaciones de salud adecuadas para cualquier decisión que tomen las mujeres, niñas y adolescentes”.

La Secretaria de Estado puso especial énfasis en el ámbito del trabajo remunerado de la mujer fuera del hogar, que “reivindique y ponga en el centro lo que es la principal barrera, en la medida que no hay corresponsabilidad de las tareas domésticas, del cuidado de las hijas y los hijos, del cuidado de los familiares enfermos, del cuidado de las adultas y adultos mayores no valentes, no se va a lograr que esa tasa de participación laboral de un salto”.

También en materia de trabajo, destacó la reciente promulgación de la Ley de Inclusión Laboral; “creemos que la exigencia de incluir un 1% de trabajadores y trabajadoras con algún tipo de discapacidad en el sistema público y privado -que tengan más de 100 trabajadores-, va a ir cambiando la cara del país. Tenemos una oportunidad hermosa de cambiar todos y todas con esta Ley, de aprender y construir una cultural laboral más respetuosa de la diversidad”.